Descubre Nara

  • Nara
  • Alemán, Inglés, Español, Francés, Italiano
  • 8 hour

Todai-ji, el gran Buda, el parque de Nara y sus ciervos, Nara es perfecta para cualquier viajero interesado en la cultura tradicional japonesa y que disfrute con la tranquilidad y la dulzura.

Una pequeña burbuja de calma que podrás apreciar sin moderación

Nara cuenta con unos 350.000 habitantes, pero emana un ambiente rural. Encerrada como Kioto entre colinas circundantes, la vista se extiende aún más aquí porque ningún edificio grande interrumpe la vista, y esta sensación de vasta extensión se confirma a cada paso. Su famoso parque aquí desempeña plenamente su papel de pulmón verde y acentúa esta impresión al diluir las multitudes, sin embargo impresionantes, que acuden cada año para admirar los tesoros milenarios de la ciudad. Grandes prados se extienden al pie del monte Wakakusa desde cuya cima, tras un breve ascenso, nos espera la vista panorámica de la ciudad. Al borde de este parque, encontramos la frescura del follaje y toda la paleta boscosa de Japón: arces, cerezos, cedros con musgo, cipreses, alcanfores... Por no hablar de los parterres de glicinas más impresionantes que quizás hayas visto nunca. Para completar este cuadro salvaje y bucólico, numerosos ciervos deambulan por prados y sotobosques en total libertad y deleitan a los espectadores colocando sus hocicos húmedos en las manos en las que hayan detectado las galletitas que les encantan y que habremos comprado en pequeñas casetas itinerantes distribuidas por el parque.

<H2>Antigua capital y herencia del budismo </H2>

Pero para los japoneses, los ciervos son sobre todo los mensajeros de los dioses que viven en la profundidad de los bosques y nos recuerdan que Japón nació aquí, en Nara. Fue aquí donde el sintoísmo y el budismo se fusionaron para forjar el alma japonesa cuando, por primera vez, un emperador reconoció el poder de los sutras, esos misteriosos textos del más allá de los mares que de repente ofrecieron una visión del mundo después de la muerte. También fue en Nara donde una emperatriz rompiendo con la tradición decidió establecer una capital duradera en esta llanura. Los símbolos de estos tiempos tan antiguos son palpables en todas partes: Todai-ji, por supuesto, y Kofuku-ji, pero también el largo camino de lámparas de piedra que conduce a Kasuga-taisha. Aquellos que deseen retroceder aún más en el tiempo pueden pedirle a su guía que les lleve a ver el Horyu-ji, las construcciones de madera más antiguas que se conocen en el mundo.

Tradición y cultura

Al final de la jornada, déjate guiar por las pequeñas callejuelas de Naramachi donde la alineación de las antiguas "machiya" te sumergirá en este Japón de antesdeayer, con sus tiendas centenarias que ofrecen toda una gama de especialidades locales que harán las delicias de grandes y pequeños después de este gran soplo de aire fresco y cultura.

Una visita flexible y personalizada

En el contexto de las jornadas de descubrimiento, tu guía preparará las mejores rutas para ti, pero también te ofrecemos la posibilidad de que contactes con tu guía previamente, si tienes alguna petición específica (restricciones alimentarias, elementos del programa sobre los que te gustaría charlar, etc. ...).

Ubicación


Descubre Nara

A partir de
207 € por grupo de 1 a 4 personas
* Campo requerido